ADOLESCENCIA Y EMBARAZO: ¿ES UN FACTOR DE RIESGO?

 

Rivero MI; Schinini J; Feu MC; Gonzalez E; Villalba MT. Servicio de Tocoginecología, Hospital Llano, Corrientes. E-mail: mabelrivero@aol.com

 

 

Resumen

Objetivos: Determinar la prevalencia de embarazos adolescentes y su efecto sobre resultados perinatales en el hospital público.

Pacientes: En el período 1-7-02 al 20-10-02 se atendieron un total de 691 partos, identificándose 108 madres menores de 20 años, divididas en grupo 1: £16 y grupo 2: 17-19 años. Como grupo control se incluyeron en este análisis 42 pacientes de 20 años (grupo 3) atendidas en el mismo período.

Métodos: Se compararon en el grupo 1, 2 y 3 la incidencia del punto final combinado de: edad gestacional del recién nacido (EGRN) <37 semanas, Apgar 1º o 5º minuto<7, retardo de crecimiento intrauterino (RCIU) o preeclampsia. Con las variables asociadas significativamente se construyó un modelo de regresión logística múltiple.

Resultados: La prevalencia de partos adolescentes fue de 15.6%. La distribución fue  grupo 1=26, grupo 2=82 y grupo 3=42 pacientes. El inicio de relaciones sexuales, según el grupo, fue: 1=14±1, 2=15.5±1.2 y 3=16.4±2.2 años (p<0.001). La proporción de primigestas disminuyó a mayor edad (grupos 1=92.3%, 2=71% y 3=50%, p=0.001). La tasa de eventos combinados fue 30.8% en el grupo 1, 12.2% en el grupo 2 y 7.1% en el grupo 3 (p=0.019). Las otras variables asociadas en el análisis univariado fueron: primigesta (p=0.004), ausencia de patología materna (p=0.015), uso de cesárea (p=0.038) e índice de masa corporal (IMC)(p=0.05). Los predictores independientes de eventos fueron: primigesta (OR=11.7,IC95%=1.2-110.8,p=0.031), IMC (OR=1.18,IC95%=1.01-1.38,p=0.032) y edad £16 (OR=6.25,IC95%=1.11-35.1,p=0.037) 

Conclusiones:  La proporción de partos adolescentes en el medio hospitalario es elevada. En esta población joven, la incidencia de eventos perinatales estuvo inversamente relacionada con la edad,  presentándose en un tercio de embarazos £16, constituyendo un marcador independiente de malos resultados perinatales.

 

PREGNANCY AND ADOLESCENCE: A RISK FACTOR?

Summary

Objective: To know the pregnant teen’s prevalence and its consequences over the perinatal period in a public hospital.

Patients: During a period of time from 1-7-02 to 20-10-02 a total of 691 births were recorded. The amount of teen’s mother under 20th was 108. According to age, they were assigned to groups 1< 16 years old and 2: 17-19 years old, in group 3 (control) were included 42 patients who were 20 years old.

Methods: The following variables were compared among groups at birth time: gestational age (GA) < 37 weeks; Apgar score at the first and seventh minute < 7; in uterus retardation growth  (IUGR) and the presence of preeclampsia.

Results: The prevalence of birth in the adolescence was 15.6%. The distribution among the three groups was as follows: 1= 26; 2= 82; 3= 42. The beginning of sexual relationship in the three groups was: 1= 14±1 years old; 2= 15.5±1.2 years old and 3= 16.4±2.2 years old (p< 0.001). The age of first pregnancy decrease with older age (1: 92.3%; 2: 71%; 3: 50%; p=0.001). The rate of combined events was: 1: 30.8%; 2: 12.2%; 3: 7.1% (p=0.019). Other univariate variables related with combined end point were first pregnancy (p=0.004); mother without illness (p=0.015); needing of cesarean (p=0.038); and body mass index (BMI) (p=0.05). The independent predictors of events were: first pregnancy (OR= 11.7; IC 95% =1.2-110.8; p=0.031); BMI (OR=1.18; IC 95% =1.01-1.38; p=0.032) and the age of 16 or less (OR= 6.25; IC95% =1.11-35.1; p=0.037).

Conclusions: The proportion of pregnant teen in public hospital is high. In this young population the rate of perinatal events, affecting one third of very young women, was inversely related to the mother’s age. Age below 16 was an independent factor of poor prenatal outcome.

 

INTRODUCCIÓN

En la mujer el embarazo es un evento trascendental en la vida  que puede ser vivido de diferentes maneras según las características orgánicas, psicológicas y sociales. La adolescencia, según la OMS, se define como el periodo de vida en el cual el individuo adquiere la madurez reproductiva, transita por los patrones psicológicos de la niñez a la adultez y adquiere la independencia socioeconómica de su grupo de origen, fijando sus limites entre los 10 y 20 años.(1)

Según las edades, la adolescencia se divide en tres etapas: 1– Temprana (10 a 13 años), 2- Media (14 a 16 años) y 3- Tardía (17 a 19 años). Es importante conocer las características de estas etapas, para interpretar actitudes y comprender a los adolescentes, especialmente durante un embarazo sabiendo que: "una adolescente que se embaraza se comportará como corresponde al momento de la vida que está transitando, sin madurar a etapas posteriores por el simple hecho de estar embarazada; son adolescentes embarazadas y no embarazadas muy jóvenes".(2)

Algunos definen al embarazo en la adolescencia como el que ocurre dentro de los 2 años de la edad ginecológica, que es el tiempo transcurrido desde la menarca  y/o cuando el adolescente mantiene la independencia total del núcleo familiar.

La maternidad en las adolescentes trae problemas de índole biológico, psicológico y social lo cual repercute en la calidad  de vida de la madre y de su familia con un riesgo latente para el niño. Es por ello que este problema concierne a la sociedad y a la salud publica.

Distintos autores afirman que el embarazo en la adolescencia es una condición de muy alto riesgo. (3-5) Otros señalan que si existe un riesgo obstétrico pero que es superable con un adecuado control prenatal.(6-11) Actualmente el embarazo en la adolescencia se observa a edades cada vez mas tempranas, lo cual resulta altamente desfavorable desde el punto de  vista sanitario, no solo por sus consecuencias sociales, sino porque contribuye a elevar la morbilidad y mortalidad materna y perinatal.(12)

 Según estadísticas en América Latina 100 de cada 1000 mujeres son adolescentes embarazadas. En la Argentina la tasa de madres adolescentes se mantiene en el 20%, datos semejantes a la mayoría de los países latinoamericanos.(13)

La necesidad de conocer la real prevalencia y evolución del parto en mujeres adolescentes justificaron la realización del presente estudio.

 

OBJETIVOS

Determinar la prevalencia de embarazos adolescentes y su efecto sobre resultados perinatales en el hospital público.

 

MATERIAL Y METODO

Pacientes

Este fue un estudio retrospectivo, basado en los partos atendidos en la Maternidad del Hospital A. Llano de la ciudad de Corrientes en el período 1de julio al 20 de octubre del 2002. De un total de 691 partos se identificaron 108 madres menores de 20 años.

A los fines del estudio fueron clasificadas en grupos  1: £16 y grupo 2: 17-19 años. Como grupo control se incluyeron 42 pacientes de 20 años (grupo 3) atendidas en el mismo período.

 

Recolección de datos

La información de cada paciente y neonato fue recolectada a través de la historia clínica perinatal del sistema informático del Programa Materno Infantil y Nutrición.(PROMIN) Se evaluó la prevalencia de partos adolescentes en el total de embarazos atendidos.

 

Eventos y punto final combinado

Se compararon en el grupo 1, 2 y 3 la incidencia del punto final combinado de las siguientes variables: edad gestacional del recién nacido (EGRN) <37 semanas, Apgar 1º o 5º minuto<7, retardo de crecimiento intrauterino (RCIU) o preeclampsia.

 

Análisis estadístico

Las variables cualitativas se expresan como porcentaje y se compararon utilizando el chi cuadrado o el test exacto de Fisher. Las variables cuantitativas son presentadas como media ± desvío estándar y se compararon con el test de ANOVA o test de Kruskal Wallis. Se consideraron significativas todas aquellas diferencias < 0.05. Se compararon entre los grupos la incidencia del punto final combinado. Para evaluar el efecto de la edad sobre la incidencia de eventos, se realizó en primer lugar un análisis univariado con eventos combinados como variable dependiente. Con las variables asociadas significativamente se construyó un modelo de regresión logística múltiple. Se emplearon para el análisis los programas EpiInfo 6.04 y SPSS 10.0.

 

RESULTADOS

La prevalencia de partos adolescentes fue 15.6%. La distribución por grupos fue: 1=26, 2=82 y 3=42 pacientes. El inicio de relaciones sexuales, según el grupo, fue: 1=14±1, 2=15.5±1.2 y 3=16.4±2.2 años (p<0.001). La proporción de primigestas disminuyó a mayor edad (grupos 1=92.3%, 2=71% y 3=50%, p=0.001).

La incidencia de eventos perinatales en cada grupo se detalla en la tabla 1. La incidencia de edad gestacional < 37 semanas y Apgar <7 fueron mayores en el grupo 1, pero sin diferencia estadística. El RCIU mostró una tendencia a descender con el incremento de la edad. Por el contrario la proporción de preeclampsia fue similar entre los grupos. Finalmente, la tasa de eventos combinados fue 30.8% en el grupo 1, 12.2% en el grupo 2 y 7.1% en el grupo 3 (p=0.019).

Además de los grupos etárioss, las otras variables asociadas con eventos en el análisis univariado fueron: primigesta, ausencia de patología materna, uso de cesárea e índice de masa corporal pre-embarazo (IMC). (Tabla 2). En el análisis de regresión logística, los predictores independientes fueron: primigestas (OR=11.7, IC95%=1.2-110.8, p=0.031), IMC (OR=1.18, IC95%=1.01-1.38, p=0.032) y la edad £16 (OR=6.25, IC95%=1.11-35.1, p=0.037). 

 

Tabla 1: Incidencia de eventos perinatales según grupo etários

 

Grupo

Edad £ 16 años

Edad 17 – 19 años

Edad = 20 años

p=

EGRN < 37s.

7.7 %

4.9%

0%

Ns

Apgar < 7

7.7 %

3.7 %

2.4 %

Ns

RCIU

11.5 %

4.9%

0%

0,09

Preeclampsia

3.8 %

2.4 %

7.1 %

Ns

Eventos combinados

30.8 %

12.2 %

7.1 %

0,019

 

Tabla 2: Análisis univariado y multivariado de predictores de eventos combinados

 

Variables

Univariado

Multivariado

p

P

OR

IC 95%

Primigesta (Sí/No)

0.004

0.031

11.7

1.2 – 110.8

Ausencia de patología materna (Sí/No)

0.015

Ns

-

-

Cesárea (Sí/No)

0.038

Ns

-

-

IMC (N)

0.05

0.032

1.18

1.01 – 1.38

Edad £ 16 años (Sí/No)

0.019

0.037

6.25

1.11 – 35.1

 

 

DISCUSIÓN

La prevalencia de partos adolescentes observada en el presente estudio fue elevada, a pesar que el período de observación fue corto. Estos datos concuerdan con otros informes, donde la proporción del problema ha aumentado o se mantiene estable en la mayoría de los países de América Latina.(14,15)

En esta población, la edad de inicio de relaciones sexuales en madres adolescentes estuvo alrededor de 15 años, edad más precoz que la reportada en otros trabajos.(16)

Si bien la incidencia de eventos perinatales como RCIU y preeclampsia fue relativamente baja, no se detectaron diferencias significativas entre los grupos etários. Estos hallazgos son similares a datos ya publicados (17-18). Sin embargo, Cassel y Selye reportaron relación entre las condiciones del entorno psicosocial desfavorable, como ocurre frecuentemente en madres adolescentes, y preeclampsia.(19-20). La proporción de recién nacidos pretérmino y deprimidos (según el Score de Apgar) fue mayor a menor edad de las madres. Diversos factores, como madre soltera, analfabeta y control prenatal insuficiente, han sido mencionados como predictores de cesárea y  recién nacido prematuro.(21) La presencia de alguno de estos eventos se constató en una de tres madres de 16 años o menos.

La importancia de la edad en los resultados perinatales pudo ser evaluada en el análisis multivariado. La edad £16 fue un potente predictor de la incidencia del punto final combinado, con un OR de 6.25; otros factores asociados con peor evolución fueron el incremento del índice masa corporal y primigesta.

Debido a las implicancias socio-culturales y a los pobres resultados sobre el RN, el embarazo en la adolescencia debe ser manejado por un equipo interdisciplinario, para brindar una adecuada atención obstétrica, psicológica, social y educativa, fomentando una conducta más responsable y madura, para que la adolescente que se ha convertido en madre tome una actitud positiva frente a su nueva condición de vida.

Atendiendo al hecho del inicio de relaciones sexuales a edades tempranas, es importante considerar a las campañas de educación dirigidas a esta población, como una herramienta con alto valor protector

 

CONCLUSIONES

La proporción de partos adolescentes en el medio hospitalario es elevada.

En esta población joven, la incidencia de eventos perinatales estuvo inversamente relacionada con la edad,  presentándose en un tercio de embarazos £16, constituyendo un marcador independiente de malos resultados perinatales.

 

BIBLIOGRAFÍA

1.       Coll A. El embarazo en las edades extremas de la vida reproductiva. PROAGO 1998.Modulo 4:180-204.

2.       Issler J. Embarazo en la adolescencia. Rev de postgrado cátedra 6 de Med. 107 (10) 2001:11-23

3.       Monterroso A., Bello A. Atención obstétrica en adolescentes menores de 15 años. Rev Col Obst Ginecol. 1996; 47(1): 15-22.

4.       Sánchez P, Mendieta N. Embarazo en la adolescencia: experiencia de la A.S.C.P. Rev Col Obstet Ginecol 1994; 45(3): 208-212.

5.       Molina R. Salud reproductiva del adolescente. Rev Obstet Ginecol Venezuela 1992; 52(1): 3-7

6.       Laverde E, Contreras L, Rodríguez E. Embarazo en adolescentes: repercusiones psíquicas. Actualizaciones Pediátricas. 1993; 3(3): 116-125.

7.       Barrios J., Ramos A. Adolescencia y embarazo. Aspectos perinatales y socioeconómicos. H.M.R.C. Cartagena, Colombia. Rev Col Obstet Ginecol 1993; 44(2): 101-106.

8.       Pardo F, Uriza G. Estudio de embarazo en adolescentes en 11 instituciones Colombianas. Rev Col Obstet Ginecol 1991; 42(2): 109-121.

9.       Arechavaleta H., Uzcátegui O. Embarazo en adolescentes. Rev Obstet Ginecol Venezuela. 1985; 45(2): 38-42

10.   Pérez J, Torres A. Repercusión del embarazo en la salud perinatal de la adolescente.  La psicología en el ámbito perinatal. INPER. México. 1988; 396-395.

11.   López LV, Sánchez J. Parto en la adolescente. Rev Col Obstet Ginecol. 1993; 44(2): 133-137.

12.   Cuba de la Cruz M, Reyes Ávila R. Bajo peso al nacer y edad materna. Rev. Cubana Med Gen Integral 1992, 8(4) :306-309

13.   Lomuto C. Diagnostico de situación perinatal de la Rep. Arg en principio de los 90. Rev Hosp. Mat. Inf. Ramón Sarda 1994,12:3-11.

14.   Pereira Visoso A, Sexualidad en la adolescencia. México.Secretaria de Salud. Dirección general de Planificación Familiar, 1992:59-65

15.   Pomata H, Garcia H, Otheguy L, Aspres N, Fernández T, Ballicora A, González M. Adolescencia y Embarazo. Rev. Hosp Mat. Inf. Ramón Sarda 1997, 16(2): 52-56.

16.   Baltasar García J, Figueroa Perea J, Reyes Zapata H, Palacios Pérez G. Características  reproductivas en adolescentes y jóvenes en la ciudad de México. 1995 35 (6): 1-14.

17.   Bolzam A, Guimarey L. Antropometría  pregestacional y gestacional en adolescentes y sus recién nacidos. Arch. argent. Pediatr. 2001; 99(4) 296-301.

18.   Coll A. Embarazo en la adolescencia. Clínica perinatológica Arg.1996-1997; 4:77-78.

19.   Cassel J Psychosocial process and stress. Theoretical formulation. Int J Health Serv.1974; 4: 471-482.

20.   Selye H. The evolution of the stress concept .An J Cardiol 1970; 26: 289-299.

21.   Burgos L, Carreño Rimaudo S. Comparación de factores de riesgo en dos poblaciones de embarazadas adolescentes nulíparas. Rev Hosp. Mat. Inf. Ramón Sardá 1997; 16(3):104-111.