En representación del Departamento de la Mujer y el Niño de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, la coordinadora departamental del área de Pediatría, doctora Mónica Auchter, hizo un balance de las acciones realizadas durante el año.

“La posibilidad de poder virtualizar la mayoría de las actividades teóricas y prácticas del Departamento, permitió cumplir de la mejor forma posible con los programas de cada una de las asignaturas, entendiendo que nosotros estamos en un área que requiere práctica contextualizada con la comunidad y hasta el momento eso ha tenido que ser postergado”, inició la doctora.

Respecto a la forma en la que se compensarán las prácticas presenciales que no se pudieron realizarse durante el año, explicó: “El Departamento tiene una asociación de asignatura que se van dando a lo largo de dos o tres años. Entonces, hemos empezado en cuarto año con todo lo que tiene que ver con Pediatría, Obstetricia y Ginecología y después estos conocimientos se van ir retomando en quinto y sexto año. Eso va a permitir que, en acuerdo con docentes de esos otros espacios curriculares, se puedan ir recuperando las prácticas que eventualmente no pudieron hacerse este año”.

Continuando con lo anterior, dijo: “Los equipos docentes pusieron en marcha muchísimas herramientas que tienen que ver con una suerte de realización de actividades prácticas sin pacientes o sin comunidad. Eso permitió avanzar en el desarrollo de los programas y nos quedan retoques pendientes que los vamos a ir retomando a medida que los alumnos lleguen a quinto y sexto año, cuando las restricciones por la pandemia sean superadas”.

“Debido a que nosotros ya veníamos trabajamos fuertemente en la virtualidad y que ya teníamos un campus virtual potente y con docentes preparados, pudimos adecuarnos rápidamente a las cuestiones del contexto y poner en marcha un montón de herramientas que han sido muy útiles”, destacó.

Luego, expresó que, pese al contexto sanitario, las cátedras tuvieron “muchísimos estudiantes”, y en ese sentido, agregó: “Eso implica un desafío adicional porque es difícil tener motivados a tanta cantidad de estudiantes. Pusimos en marcha mucha tarea tutorial: por primera vez los alumnos estuvieron divididos en grupos y tuvieron un docente tutor a lo largo de todo el cursado, entonces estuvieron acompañados más de cerca y eso ayudó mucho a establecer mejores vínculos”.

Por todo lo anterior, consideró que académicamente el balance de año “es de muy bueno a excelente”. “A pesar de todo hemos trabajado mucho. Somos un Departamento que tiene profesores con distintas dedicaciones y eso ha permitido trabajar fuertemente con aquellos que tienen mayor dedicación, acompañados por los de dedicación simple”, señaló.

Más adelante, Autcher planteó que durante el 2020 “hemos logrado publicaciones, tenemos becarios vinculados con el Departamento y tenemos en este momento proyectos de investigación asociados con el área de la Mujer y del Niño, en donde cada vez se involucran más docentes”.

Además, reveló: “Hemos avanzando mucho en un proyecto institucional que tiene que ver con las Actividades Profesionales Confiables, el proyecto APROC. Nuestro Departamento es uno de los que está trabajando fuertemente en este proyecto y vamos a seguir generando las acciones para que ya el año que viene podamos empezar a ponerlas en práctica, siempre y cuando volvamos a la presencialidad”.

“El Departamento está trabajando mucho en el marco del Plan Estratégico Institucional (PEI) y tuvimos muchas reuniones para poder avanzar en la programación de este conjunto de actividades prácticas que involucran a todo el Departamento y que tienen que ver con el mejoramiento de la formación práctica de los estudiantes en el área de la mujer y del niño”, agregó.

Posteriormente, comentó que “muchos de los docentes vinculados a este Departamento se han sumado ahora al posgrado de Adecuaciones Didácticas que está dictando el Área Académica”.

“Este posgrado lo que pretende hacer es fortalecer la formación en virtualidad que ya tenemos, para que en el 2021 muchas de las cuestiones que nosotros pusimos este año, a veces con poca experiencia o sin haberlas planificado mucho, podamos fortalecerlas en cada uno de los espacios curriculares y mejorar las propuestas académicas, tomando la virtualidad como una herramienta central a la que se le suma la necesidad de la actividad práctica en vivo y en directo”, describió.

Para concluir, declaró: “A pesar de todo ha sido un año productivo y con mucho apoyo de las autoridades de la Facultad y eso es muy importante. Ha sido satisfactorio y con muchos logros. Probablemente, las cuestiones vinculadas a la extensión fueron las más limitadas, pero se recurrió a otras estrategias que puede tener la actividad de extensión, como fueron capacitaciones a la comunidad utilizando la virtualidad. No podemos decir que no se ha trabajado, sino que, por el contrario, se trabajó y en exceso”.

Es importante mencionar que el Departamento de la Mujer y el Niño es dirigido por el doctor Calos Casella y tiene como coordinador de área de Ginecoobstetricia al doctor Daniel Scheinkman.

Corrientes, 23 de diciembre de 2020.

X