Los docentes del Departamento Salud Mental reflexionaron respecto al año que está finalizando, focalizando en los últimos meses de desarrollo del segundo año del Plan Estratégico Institucional (PEI) de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste y los primeros seis meses transcurridos del año PEI 3.

“Este es un Departamento de estructura particular, ya que es el más pequeño de la Facultad en el número de integrantes, pero al mismo tiempo incluye a las tres carreras que se desarrollan en nuestra institución”, expresaron los profesionales. Es decir, los docentes del Departamento se desempeñan en asignaturas de la Carrera de Licenciatura en Enfermería, Licenciatura en Kinesiología y en Medicina, incluyendo a dos áreas que son Psicología y Salud Mental y Psiquiatría.

Además, señalaron que “el bajo número de integrantes representa para algunos una debilidad, mientras que para nosotros es una fortaleza”. Esto lo argumentan a partir de una comunicación fluida y un diálogo permanente que es más sencillo mediante el establecimiento de vínculos personales y acuerdos a partir de miradas diversas.

Respecto a los acontecimientos transcurridos en 2020, resaltaron en particular la situación de crisis en el sentido del campo de la salud mental que se insertó en la región a mediados del mes de marzo de este año, generando una escalada de respuestas. En este sentido, la complejidad del Departamento también tomó protagonismo, ya que los docentes cumplimentaron las actividades como educadores con otras de asistencia a pacientes y de gestión con agentes.

Por lo anterior, ponderaron se han “multiplicado las tareas y responsabilidades, acompañando a la gestión liderada por el decano, profesor Omar Larroza, que refuerza aún más el rol social que cumple nuestra Facultad”.

Una muestra de lo antes mencionado respecto a la adaptación activa a la realidad, fueron las respuestas eficaces y rápidas a la decisión institucional de transformación de los procesos de aprendizaje, trasladando las actividades presenciales a la virtualidad. Sobre eso, los docentes indicaron que “este proceso asumido por el Departamento se vio favorecido por las acciones realizadas en los últimos años con respecto a la participación en la formación virtual, así como con el desarrollo y construcción de las aulas virtuales de las asignaturas”. También mencionaron que, “como es sabido, las emociones están asociadas con la complejidad epistemológica de las asignaturas del campo y de la especialidad”.

Por otra parte, reconocieron que “el Departamento se adhirió a la promoción de una curva de aprendizaje rápido asumiendo el cambio de roles y el replanteo de objetivos ante el aislamiento preventivo y obligatorio”.

Como ejemplo de lo previo, relataron que “en la primera semana de abril se inició con los mensajes de promoción de la salud y prevención de la enfermedad a partir de la participación en las microclases organizadas por el Campus Virtual. Y luego, con el transcurrir de los meses, se han extendido a conversatorios con estudiantes y reuniones sincrónicas con personal no docente, así como encuentros, participaciones y disertaciones a través de las redes virtuales de comunicación a la comunidad en general”. Vale aclarar dichas acciones siempre estuvieron dirigidas en el sentido de las acciones del campo de la Psiquiatría y la salud mental.

Posteriormente, destacaron los avances alcanzados en relación a sostener la comunicación con los estudiantes, priorizando la valoración de los aprendizajes y la posibilidad de acompañarlos en sus procesos personales de crecimiento (y también dificultades al estar en muchos casos viviendo alejados de sus familiares y sus lugares de origen). “Resulta para nosotros importante mencionar que profesionales de este Departamento también se desempeñan en el Gabinete de Bienestar de la Facultad, centros asistenciales públicos de la ciudad de Corrientes y de Resistencia, así como instituciones de gobierno”, expresaron y agregaron: “Por tal razón, tenemos un panorama global de las problemáticas evidentes en nuestro medio que nos permite planificar las tareas de investigación que se continúan en forma sostenida”

Además, los integrantes de Salud Mental hablaron sobre las características del tercer año PEI, actualmente en desarrollo, que definen como “circunscrito a un contexto particular” y argumentan que esto les “brindó materiales para expresarse crítica y reflexivamente en los espacios de reuniones de la especialidad a través de las presentaciones de distintas comunicaciones científicas”, destacando que “algunas de ellas se han realizado con estudiantes de la Carrera de Medicina que se expresaron motivados al inicio de este ciclo y fueron estimulados en sus quehaceres”.

Luego, indicaron que no solo son tutores de estudiantes del grado, ya que en este año se han diseñado y aprobado tres proyectos formativos virtuales de posgrado en los que se incluyeron sus participaciones docentes. “Como consideramos que los docentes también tenemos que aprender, es que continuamos con la necesaria y urgente actualización disciplinar, así como también en los nuevos aspectos didácticos relacionados con los espacios virtuales de aprendizaje (EVA), el aprendizaje virtual y las revisadas precisiones sobre las TICs”, plantearon.

Por último, subrayaron que, a pesar de las dificultades impuestas por la pandemia, “se fortaleció la integración de espacios con docentes profesores de otras universidades públicas del país, incluyendo la participación en actividades científicas de trascendencia nacional e internacional”.

Corrientes, 9 de diciembre de 2020

X