El Decano de la Facultad de Medicina de la UNNE saluda a todos Médicos y Médicas en su “Día”

“Señores médicos y médicas: Feliz Día, y gracias por abrazar esta hermosa profesión que nos hermana”

Así lo expresa y saluda a sus colegas el Decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, Profesor Gerardo Omar Larroza, por celebrarse hoy 3 de diciembre el “Día del Médico”.

El Día del Médico se aconsejó celebrar el 3 de diciembre de cada año por la Confederación Médica Panamericana, en honor a Carlos Juan Finlay Barrés, médico y científico Cubano que descubrió que la transmisión de la fiebre amarilla era ocasionada por un vector intermediario como el mosquito Aedes aegypti.

La Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, a través de su Plan Estratégico Institucional (PEI), manifiesta  que tiene como misión, acorde con su responsabilidad social y la excelencia de su comunidad educativa “brindar a la sociedad ciudadanos competentes en el ámbito de la salud, destacados por su compromiso social e interés permanente en aprender y perfeccionarse, formando estudiantes con alto grado de bienestar y pertenencia, con apoyo y seguimiento de los graduados. Garantizar los estándares de calidad educativa sustentados en una cultura de evaluación permanente integrando la docencia, la investigación, la extensión, la transferencia de servicios basados en el liderazgo intelectual y tecnológico, ampliando su inserción en la comunidad de la Región del Nordeste Argentino -con proyección nacional e internacional”.

Hoy es el día de aquellas personas que decidieron entregar su vida por los demás, una vida de estudios, de avances, de los cuales ellos deben ser parte, haciendo eterna la obligación de crecer y especializarse. Aquellos que por vocación deben correr a altas horas de la madrugada sin importar lo que encontrarán en su destino y con la intención de salvar vidas: la razón de ser médicos.

Los estudios de Finlay, que comenzó a ocuparse del padecimiento en 1865, resultaron determinantes y en 1881, ante la Academia de Ciencias de La Habana, presentó su trabajo fundamental. Fue recién 20 años después que comenzaron a prestar atención a su hipótesis. En 1900, una Comisión de la Fiebre Amarilla enviada por Estados Unidos a Cuba logró comprobar su teoría, 55 años después la Confederación Médica Panamericana (CMP) dispuso que se celebrara el Día del Médico el 3 de diciembre para rendirle homenaje al “hombre mosquito”, quien gracias a su descubrimiento salvó millones de vida.

doctor Carlos Juan Finlay

Que significa ser médico?

Ser médico en su acepción ontológica más pura significa ser hombre. En su origen griego: mederi, significa “el que se preocupa de, el que tiene alguien a su cuidado”. En su derivación latina: medicus, “el que cuida del otro”. De tal manera que el médico es un hombre que se preocupa por los otros hombres, que cuida de los otros hombres en su condición de paciente. A “consagrar su vida al servicio de la humanidad” se compromete bajo juramento desde el mismo día de graduación.

Este significado va implícito en la definición de relación-médico paciente de Weisaecker. “El paciente una persona que necesita ayuda, el médico la persona capaz de dar esa ayuda”.

“El hombre, en esencia, que palpita y vibra en la estructura académica y clínica del médico es en verdad lo primordial de su ser total, el soporte de su ser científico. Al mismo tiempo que arte, ciencia y tecnología los enfermos, a su cuidado esperan responsabilidad, respeto y comprensión… La relación médico-paciente, hecho clínico sobre el que descansa la actividad asistencial más allá de una relación contractual, como en efecto es desde el punto de vista jurídico, o intercambio de dos personas disímiles en el campo de la psicología, es en su contenido humanístico más amplio un pacto de amor”. “Donde hay amor a los hombres hay amor al arte médico”.

Nos exhorta el padre de la medicina, Hipócrates, desde hace 2.500 años.

Según Galeno, Hipócrates creó el juramento cuando empezó a instruir, apartándose de la tradición de los médicos de oficio, a aprendices que no eran de su propia familia. Los escritos de Galeno han sido el fundamento de la instrucción médica y de la práctica del oficio hasta casi el siglo XX.

Hipócrates de Cos, padre de la medicina moderna, es recordado por el juramento hipocrático, fundamentalmente; sin embargo, sus aportaciones tuvieron un papel clave en el desarrollo de esta disciplina, como también es el caso de la psicología.

A continuación vamos a describir de forma sintética quién fue Hipócrates. Para ello revisaremos su biografía y sus aportaciones a la medicina y a la psicología -incluyendo el juramento hipocrático, que sigue siendo un símbolo de la profesión médica en la actualidad.

¿Quién fue Hipócrates de Cos? Biografía del padre de la medicina

Hipócrates de Cos vivió en Grecia entre los años 460 y 377 a.C.. Su padre y su abuelo paterno también fueron médicos, y el propio Hipócrates enseñó la profesión a sus dos hijos y a su yerno. Lo mismo hizo con un gran número de alumnos a lo largo de su vida, durante la cual viajó a lugares lejanos, lo que favoreció la popularización de sus ideas.Hipócrates de Cos es considerado por la mayoría de expertos como el fundador (o incluso “padre”) de la medicina occidental moderna; en este sentido, sus aportaciones constituyeron las bases sobre las que se asentó el desarrollo de esta disciplina.

Todo lo anterior aún considerando que difícilmente podemos estar seguros de qué es exactamente lo que Hipócrates de Cos escribió, ya que la conservación de los registros históricos no permite tal certeza. Por lo mismo, en ocasiones suele hablarse de “tratados hipocráticos”, “obra hipocrática” o “corpus hipocrático” y no únicamente de Hipócrates.

En cualquier caso, con frecuencia se atribuyen al padre de la medicina la mayoría de los tratados médicos de la época griega, así como un juramento que hasta nuestros días continúa vigente.

Probablemente esto sea debido a que, antes de popularizarse la tradición hipocrática, la medicina de Occidente se basaba fundamentalmente en creencias de tipo mágico y mitológico-religioso. Esto se modificó drásticamente a partir de la obra hipocrática, con lo cual, se atribuye a Hipócrates el paso a una medicina basada en la observación de signos clínicos y en la extracción de conclusiones a partir de estos y del uso del razonamiento lógico.

Además, la obra del padre de la medicina se vio influida de forma clave por la del filósofo y matemático Pitágoras, que vivió unos 100 años antes que el autor que nos ocupa. En concreto, la medicina hipocrática se basó en la teoría de Pitágoras sobre la Naturaleza, que afirmaba que ésta estaba compuesta por cuatro elementos: el agua, el fuego, el viento y la tierra.

Corrientes, 3 de diciembre de 2018

Comunicación y Prensa. Facultad de Medicina UNNE

Correo: prensa@med.unne.edu.ar

Teléfono: 4422290. Interno 212.

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *