En una entrevista televisiva con el programa “Somos Noticia Primera Hora”, el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste, profesor Gerardo Omar  Larroza,  se refirió a las  metodologías puestas en marcha  para el regreso paulatino a la presencialidad  cuidada en la unidad académica.También destacó la valiosa colaboración que la institución prestó y sigue ofreciendo al sistema de salud en el marco de la pandemia por el Covid-19.

El decano  puntualizó que los equipos del área pedagógica, del área académica, más todo el  equipo del departamento de Medicina Familiar y el Observatorio de Salud, al que llamó “multiequipo”,   están trabajando ya desde el año pasado en grupos de pruebas,  “comenzamos con los alumnos de las prácticas intensivas de las tres carreras  y este año se han modificado las planificaciones en función de las características epidemiológicas  y obviamente también de la experiencia adquirida” explicó.

Dijo además que hoy están  avanzando con el quinto año de la carrera y a partir del mes de septiembre tienen previsto, cuarto, tercero y segundo, y  así sucesivamente las carreras de  Enfermería  y Kinesiología.

Esta semana comenzaron tercero y segundo año, en un espacio de integración  curricular que  lo han  definido desde la Secretaría Académica y el Área pedagógica como las unidades de prácticas presenciales  esenciales, es decir se han determinado 68 prácticas que son absolutamente necesarias que se generen en la presencialidad.

Vale destacar que estas actividades   se desarrollan en un contexto de rigor que tienen que tener en el cumplimiento de los protocolos,   en los procesos de inmunización, la conformación del equipo y fundamentalmente en la modificación de las estrategias, por lo tanto,  estas situaciones van  visualizando un regreso paulatino de casi la totalidad de los estudiantes hacia fin de año.

Escenarios para las prácticas

Al ser consultado sobre cómo es la táctica para las actividades, el funcionario manifestó  que cuentan con diferentes escenarios divididos; uno es los que se denominan prácticas de pares, es decir que trabajan entre los alumnos, los otros que trabajan en el Gabinete de Simulación Clínica, que es uno de los más avanzado que tenemos en el país, el tercer escenario son los hospitales, el cuarto son los centros de salud y un quinto que se trabaja sobre las actividades de extensión.

Subrayó además que estos espacios permiten “dividir en grupos a los estudiantes y a su vez en años paulatino”,   ya que no todos vuelven al mismo tiempo. Los alumnos no trabajan en grupo, van dos o tres con un instructor nada más y en los hospitales solamente acuden entre uno y dos estudiantes completamente munidos del equipo de protección personal y con el esquema de vacunación completos.

Asimismo se refirió al sistema de aulas híbridas, que es un procedimiento donde en un salón adaptado con tecnología especial, pueden interactuar de manera virtual un grupo de estudiantes,  y otros de manera presencial   con los docentes, que se pone en práctica desde la semana que viene.

Aportes al sistema de salud pública de la provincia

Con respecto al aporte que la Facultad de Medicina realizo al sistema de salud, expresó que es una  enorme alegría y una gran satisfacción haber colaborado  desde que comenzó la pandemia.

En este sentido comentó algunas de las acciones  como  el desarrollo del Programa de Voluntariado, en donde a partir de la instalación del call center estuvieron todos los estudiantes, la tarea en los centros de atención primaria de la salud, las actividades  en los procesos de vacunación,  la tercera cohorte de vacunadores eventuales, “donde a lo largo y a lo ancho de la provincia y prácticamente todos los equipos de vacunación del sistema provincial son egresados de la carrera de enfermería  y también los que han egresado de la cohorte de vacunadores eventuales”.

También se trabajó con los estudiantes en las jornadas de capacitación y aplicación de protocolos y capacitaciones a los médicos para el trabajo de RCP y de todos los médicos que se han adaptado.

Recordó que en su momento la Facultad contribuyó en la calibración de los respiradores que se fabricaron en la ciudad de Rosario y que se han puesto en marcha en el hospital de campaña,  como también  la importancia del  Observatorio de Salud Pública de la  Facultad  que a diario ofrece información estadística fidedigna y actualizada.

Adelantó que se está   trabajando en el equipamiento y en el soporte complementario  del laboratorio de la Facultad de Medicina y que en  este aspecto la Institución fue beneficiaria de un presupuesto del Ministerio de Ciencia  y Tecnología de la Nación por aproximadamente 120.000 mil dólares, para  el testeo y vigilancia epidemiológica.

Por ultimo destacó  el buen funcionamiento del centro de testeo que se encuentra en el campus Sargento Cabral y el acompañamiento de las Facultades de Ciencias Exactas, Ciencias Veterinarias  y el Instituto de Medicina Regional del Chaco en este proceso de pandemia.

Según su visión  la Universidad ha contribuido enormemente en el potencial y en el trabajo y  que “fundamentalmente fueron nuestros egresados los que estuvieron al frente de todo”.

Corrientes, 10  de agosto de 2021

X